PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Plan de infraestructura de Biden se estanca y deja su agenda en el limbo

La votación de la Cámara sobre el proyecto de ley de obras públicas se pospuso nuevamente el viernes, y Biden visitó el Capitolio para decirle a los legisladores que se tomen su tiempo.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La amplia agenda económica del presidente Joe Biden enfrenta un futuro incierto en el Congreso, después de que esta semana no logró unificar a su propio partido en torno a una estrategia para aprobar un plan de infraestructura muy debatido, una de sus principales prioridades.

Biden busca la inversión de US$550.000 millones en carreteras, ferrocarriles, puentes y otras obras públicas de Estados Unidos para cumplir con un sello distintivo del renacimiento económico que prometió en su campaña presidencial de 2020. Su aprobación proporcionaría una victoria muy necesaria después de meses de contratiempos.

PUBLICIDAD

Pero ahora, volver a casa para enfrentar a los votantes sin promulgar la agenda económica del presidente se ha convertido en un temor subyacente para algunos demócratas del Congreso.

Después de ser aprobado por el Senado en agosto, el proyecto de ley de infraestructura bipartidista pende de un hilo, mientras los demócratas pelean por un paquete de impuestos y gastos de 3,5 billones de dólares que forma el corazón de su agenda económica.

La votación de la Cámara sobre el proyecto de ley de obras públicas se pospuso nuevamente el viernes, y Biden visitó el Capitolio para decirle a los legisladores que se tomen su tiempo, un mensaje decepcionante para el ala centrista, ansiosa por jactarse de la legislación para las elecciones intermedias.

PUBLICIDAD

El plan de carreteras y puentes se ha convertido en un “peón legislativo, lo cual es lamentable”, dijo Tom Daschle, exlíder de la mayoría del Senado. “Lo que me da algo de esperanza y optimismo es que los demócratas se han dado cuenta de que esto es esencial. Si no lo hacemos, es mejor que nos vayamos a casa “.

El paquete de infraestructura por sí solo haría más por las carreteras y puentes del país, el agua y el acceso a Internet de lo que se ha hecho desde el New Deal, dijo D.J. Gribbin, quien fue el principal asesor del presidente Donald Trump en cuestiones de infraestructura.

El propio Biden ha hecho del destino del plan de infraestructura y el paquete fiscal y de gasto social mucho más amplio.

El índice de aprobación pública del presidente se ha erosionado en las últimas semanas, después de que la variante delta del coronavirus desencadenara un resurgimiento de la pandemia que se había declarado casi derrotada, la retirada caótica y mortal de Estados Unidos de Afganistán y la aparición de miles de inmigrantes haitianos en Texas en la frontera.

PUBLICIDAD

Ver más: Migrantes que esperan en México asilo de EE.UU. enfrentan abusos

Solo el 43% de los estadounidenses aprobaron el desempeño de Biden en septiembre, 14 puntos menos que su récord en abril, según Gallup.

“Afganistán es un perdedor para Biden. También lo es la inmigración “, dijo Frank Luntz, un encuestador que normalmente trabaja para los republicanos. “No sabremos sobre Covid hasta este invierno, pero él ha hecho todo lo humanamente posible para vacunar a la gente, por lo que no será responsable si las cosas van mal”.

PUBLICIDAD

Celinda Lake, quien dirige Lake Research Partners y se desempeñó como una de las principales encuestadoras de la campaña de Biden 2020, dijo que los votantes están escuchando demasiado sobre el procedimiento del Congreso y muy poco sobre lo que harían los planes económicos de Biden.

“Los estadounidenses sienten que no estamos logrando nada, y el punto más importante de la gente es que quieren que se haga algo”, dijo en una entrevista. “Honestamente, toda esta charla sobre el proceso, incluida la discusión de las cantidades de dinero, no tiene sentido para los votantes. Es sorprendente que estemos hablando de la cantidad de dinero en lugar de lo que se compra “.

Sin embargo, eso es una consecuencia de las negociaciones ríspidas que tuvo que atravesar Biden, las cuales requieren encontrar un costo superior para el plan de gasto social que sea aceptable para dos demócratas de centro en el Senado, Kyrsten Sinema, de Arizona y Joe Manchin, de Virginia Occidental.

El ala progresista de la Cámara dice que no apoyarán el proyecto de ley de obras públicas hasta que Sinema y Manchin acuerden aprobar una legislación más amplia: una colección de programas de educación y apoyo para familias de clase media y baja, así como nuevas medidas para combatir el cambio climático.

PUBLICIDAD

El viernes en el Capitolio, Biden dijo a los demócratas de la Cámara que si tenía los votos para aprobar el plan de infraestructura ahora, él y la presidenta Nancy Pelosi lo harían y pasarían al proyecto de ley de gasto social, según una persona familiarizada con los comentarios a puerta cerrada. Pero no es así, dijo, por lo que se puso del lado de los progresistas, quienes quieren mantener las dos medidas conectadas.

“Él es el presidente de Estados Unidos y dice que quiere hacer esto. Y básicamente los vinculó “, dijo después el Representante Henry Cuellar de Texas.

PUBLICIDAD

En sus conversaciones con Manchin y Sinema, dijo Biden, el límite superior del plan de gasto social ha oscilado hasta los 2,3 billones en 10 años, más de un billón menos de lo que desean los liberales, pero lo suficiente, insistió Biden, para hacer un profunda diferencia en la vida de los estadounidenses.

Manchin le dijo en julio al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, que quería que la medida se limitara a 1,5 billones de dólares. Biden dijo a los demócratas el viernes que pasó 100 horas con Manchin y Sinema revisando los dos proyectos de ley, programa por programa.

Ha sido una semana confusa en el Capitolio, con el pronóstico de la agenda de Biden cambiando cada hora.

PUBLICIDAD

Los asesores de la Casa Blanca han tratado de considerar las maniobras como un proceso legislativo habitual, aunque los aliados dicen que, en privado, expresan ansiedad por el fracaso de la agenda económica del presidente.

Cuando Biden dejó el Capitolio el viernes por la tarde, sin ningún plan claro para terminar ninguna de las leyes, les dio a los periodistas una señal de aprobación. “Vamos a lograrlo”, dijo.


Con la asistencia de Erik Wasson, Alexander Ruoff y Justin Sink

PUBLICIDAD