PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Tomates podrían costar más a medida que precio de gas afecta invernaderos holandeses

Los aumentos en los precios de la energía en Europa están teniendo un “impacto masivo” en el sector.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los crecientes precios de la energía están obligando a la vasta red de invernaderos holandeses (la mayor del continente) a quedarse a oscuras o a reducir su producción, lo que amenaza con reducir el suministro en los puestos de frutas y verduras y en las tiendas de flores.

Aunque es un país pequeño, Holanda es el segundo mayor exportador mundial de alimentos en cuanto a valor, gracias en parte a sus invernaderos de alto rendimiento, que se extienden por unas 10.000 hectáreas, aproximadamente el tamaño de París. En ellos se cultivan hortalizas, como tomates, pepinos y pimientos y flores como orquídeas, tulipanes y crisantemos, lo que convierte al país en uno de los principales proveedores de productos frescos de Europa y en un enorme centro de comercio floral. En 2020, las exportaciones holandesas de productos de invernadero ascendieron a 9.200 millones de euros (US$10.700 millones).

PUBLICIDAD

Ver más: Materias primas dan golpe estanflacionario a la economía mundial

Pero calentar estas extensas estructuras de vidrio consume hasta 3.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año, o aproximadamente el 8,2% del consumo total de combustible del país. Los crecientes precios de la energía en Europa están teniendo un “impacto masivo” en el sector, según Cindy van Rijswick, analista de Rabobank. Eso está llevando a algunos productores a recortar la iluminación, a terminar la temporada de cultivo antes de tiempo o a planificar el comienzo de la próxima primavera.

“Se trata de medidas drásticas que reducen la producción y el rendimiento y tienen importantes consecuencias económicas para las empresas”, según la asociación industrial Glastuinbouw Nederland. “No podemos dejar de considerar si los consumidores también pagarán más por sus verduras, flores y plantas”.

PUBLICIDAD

Cualquier escasez de frutas y verduras podría avivar aún más la inflación de los alimentos, al tiempo que el índice de las Naciones Unidas sobre los precios mundiales que ronda los máximos de la década. Las cosechas de cereales se vieron afectadas por el mal tiempo, los costos de transporte se disparan y la escasez de trabajadores se siente desde las granjas hasta los restaurantes. La escasez de energía podría exacerbar esos problemas, repercutiendo no solo en los invernaderos, sino también en los costos de los fertilizantes usados para aumentar el rendimiento de los cultivos.

La energía representa hasta el 30% de los costos de la mayoría de los cultivos de invernadero, dice Glastuinbouw Nederland y una gran parte de los suministros de gas utilizados se compran a precios de contado. Los futuros del gas natural holandés de referencia se han quintuplicado desde principios de año, batiendo récords anteriores.

Marcel van der Lugt, de Lugt Lisianthus, un negocio de cultivo de flores que su familia dirige desde hace un siglo, afirma que es probable que los precios aumenten después de que las facturas de energía se cuadruplicaran y aumentaran los costes entre un 20% y un 25%. Las fragantes flores parecidas a las rosas se exportan sobre todo a países como Rusia, Alemania y Francia.

PUBLICIDAD

Ver más: Aumento de la inflación en el Reino Unido alimenta apuestas por subidas de tasas más pronunciadas



PUBLICIDAD

En Lans, una productora de tomates con sede en Maasdijk que produce unos 40 millones de kilos (80 millones de libras) de esta hortaliza al año, los invernaderos ya están quedando a oscuras. La mayor parte de su cosecha se cultiva en interiores y normalmente todas las lámparas utilizadas para asolear las plantas se encienden a medida que la luz del día se desvanece en invierno. Este año, solo están funcionando del 50% al 80%.

“Con el tiempo, se producirá menos”, dice Erwin van der Lans, director operativo. “Eso está empezando ahora. Nuestra producción se ha reducido en un 10%, y puede llegar al 20%. Con el tiempo, los clientes, poco a poco, empezarán a pagar más”.

Con la asistencia de Khuleko Siwele y Anna Shiryaevskaya.

PUBLICIDAD