Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Los administradores de fondos llevan mucho tiempo deseando satisfacer el apetito de los inversionistas mundiales por activos que cumplan con los estándares “medioambientales, sociales y de gobernanza”. Pero el movimiento ESG se enfrenta a una reacción violenta, y no sin razón. Como ha informado Bloomberg News, muchas de las promesas hechas para reivindicar las virtudes ESG resultan carecer de sentido, y las empresas que emiten “bonos verdes” no siempre son muy ecológicas. Los antiguos campeones del movimiento han hablado de garantías débiles o contradictorias, describiendo una industria más dedicada a la señalización de virtudes que a la acción real.

El sector ESG tiene preguntas que responder. Muchos fondos se gestionan de forma que no contribuyen en absoluto a los objetivos declarados del movimiento. Incluso en el mejor de los casos, estos esfuerzos no sustituyen a una política gubernamental sensata. Sin embargo, una inversión ESG prudente tiene un propósito útil, especialmente al ayudar a financiar la lucha contra el cambio climático.

Este ya no es un segmento marginal de los mercados globales. Las inversiones ESG superaron los US$35 billones el año pasado y están en camino de alcanzar más de US$50 billones en 2025, aproximadamente un tercio de los activos mundiales bajo administración. Se trata de una reserva colosal de capital. Pero, ¿hasta qué punto está el sector dedicado a los principios éticos genuinos?

El exdirector de inversiones sostenibles de BlackRock Inc, el administrador de activos más grande del mundo, ha publicado ensayos condenatorios que descartan toda la idea como “marketing” y un “placebo peligroso” Otros han denunciado el “Lalalandia ESG” y el imprudente “wishful thinking” (ilusión). La rama de gestión de activos del Deutsche Bank, DWS Group, ha sido la última en ser acusada de lavado verde por un exjefe de sostenibilidad, y ahora está lidiando con el daño a su reputación y las preguntas de los reguladores. (ESG representó casi dos quintas partes de los nuevos activos netos de DWS en el primer semestre de este año. La empresa rechaza las acusaciones).

Un estudio descubrió que los fondos que se comprometieron con los Principios de Inversión Responsable de las Naciones Unidas obtuvieron mayores entradas, pero después de firmar votaron con menos frecuencia en cuestiones medioambientales. Otro encontró que las estrategias de inversión de los fondos climáticos eran incómodamente cercanas a las tradicionales.

Sin duda, una verificación de la realidad estaba retrasada. Los responsables de sostenibilidad se han vuelto omnipresentes. Un escrutinio externo eficaz de sus afirmaciones, no tanto.

La Unión Europea ha definido formalmente lo que se considera una inversión sostenible. La Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC por sus siglas en inglés) está revisando la información relacionada con el clima y ha creado un grupo de trabajo para identificar las irregularidades relacionadas con ESG. Es un buen comienzo, pero se debe hacer más para mejorar la calidad general de los informes de las empresas y sus evaluadores externos. Los administradores de dinero no deberían exigir menos. Y los inversionistas de fondos, por su parte, deben responsabilizar a quienes hacen grandes promesas y luego no las cumplen.

Los inversionistas éticos también harían bien en confiar menos en las pantallas negativas simplistas (es decir, excluir a las empresas que invierten en carbón, por ejemplo) y más en reconocer las nuevas inversiones que sirvan a los objetivos ESG. Esto ayudaría a trasladar el capital a propósitos donde se necesita un progreso más rápido. Asimismo, los inversores que se preocupen por la sostenibilidad deberían poner más énfasis en los mercados emergentes, prestando especial atención a los préstamos de las empresas estatales. Por el momento, se centran demasiados esfuerzos en los mercados de valores europeos, y muy pocos en los grandes contaminadores de otros lugares.

Abordar el cambio climático requiere una profunda transformación económica, y esto no se logrará sin una política pública correctamente alineada. Aun así, los criterios ESG pueden ser un valioso aliado, si mejora en el cumplimiento de sus promesas.

Editores: Clara Ferreira Marques, Clive Crook.