Negocios

Subasta de energías renovables en Colombia entra en una etapa clave

Se trata de una subasta de más de 38 proyectos solares y eólicos que entrarán en operación en 2023 con una capacidad mayor o igual a 3-4 MW.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Colombia se prepara para realizar una nueva subasta de energías renovables y las perspectivas son “bastante buenas”, dado que 47 empresas del lado de la comercialización y 22 generadores, que representan a 38 proyectos, ya fueron precalificados, dijo a Bloomberg Línea el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa.

“En materia de comercializadores o compradores es el doble de lo que se había registrado en la subasta de octubre de 2019 que fue exitosa. En esa subasta se adjudicaron cerca de 14 proyectos, 9 eólicos y cinco solares”, indicó en entrevista con este medio.

“En este momento estamos en la etapa de subsanación con respecto a las garantías bancarias que se han venido recibiendo. Hay tiempo de subsanar en caso de que haya temas de forma hasta el jueves”, amplió.

Lo que hemos visto es que podemos tener una incorporación importante de energías renovables no convencionales que se complementan muy bien con el recurso hídrico, y (consideramos) no dejar de lado sino mantener también una participación de fuentes térmicas porque eso le da una gran confiabilidad al sistema.

Ver más: Resurgimiento del carbón colombiano llega en el momento adecuado

Según el ministro, lo que viene después de tener las garantías bancarias en firme es la adjudicación como tal. “La presentación de la oferta económica tanto de cantidad como de precio la tenemos programada para el 26 de octubre”.

“Aquí se repite el mismo modelo de la subasta de octubre 2019 en el que hay bloques horarios, hay una plataforma y hay puja por precio y cantidad, no hay un comprador único, sino que es una subasta de dos puntas como lo hicimos en el 2019″, afirmó.

Según el ministro Mesa, hay “mucha expectativa” por la adjudicación de estos proyectos que deberán entrar en operación en enero de 2023 y que generarán cerca de 12.000 empleos y US$3 billones en inversión.

“Hay un cumulo de proyectos ya preregistrados muy importante y esperamos que se termine la etapa de subsanación para saber quiénes quedaron con garantías en firme para presentarse el 26 de octubre”, indicó.

El jueves próximo, según el ministro, una vez se complete el filtro de las garantías bancarias se puede reducir el número ya que este paso “generalmente puede sacar de competencia a algunos jugadores”. De hecho, aún no se define un número porque “todos ponen sus garantías incluso hasta en las últimas horas de la fecha de corte”.

Ver más: Listas las reglas de juego para nueva subasta de energías renovables en Colombia

La demanda objetivo

Mesa manifestó que se definirá “muy cerca del día de la subasta o el día antes de esta” una demanda objetivo sobre la cantidad de energía que se va adjudicar.

“Eso es confidencial y es un ejercicio interno después de haber revisado los proyectos que están registrados ya con garantías bancarias, pero lo que determina finalmente la asignación es el precio”, complementó.

Según el ministro, en la subasta de ahora como en la del 2019 existe un mecanismo voluntario que se activa cuando no se cumple completamente con la demanda objetivo una vez se conocen los precios, y “si queda un espacio adicional, se puede activar un mecanismo obligatorio”.

Ver más: De 107 empresas, 69 avanzan en el proceso de subasta de renovables en Colombia

Masificación de las energías renovables

Según cifras oficiales, en agosto de 2018 había 28MW de capacidad instalada en energías renovables no convencionales y hoy hay 320 MW.

El Gobierno colombiano espera que las subastas que se han hecho hasta ahora le permitan dejar listos o en construcción 2.500MW, el equivalente al 10 % o 12 % de la matriz eléctrica.

“Lo que hemos querido hacer con esta masificación de las energías renovables en la matriz energética es complementar y darle una mayor resiliencia y confiabilidad. La matriz colombiana es muy dependiente en el recurso hidroeléctrico y la ubicación geográfica de Colombia nos hace vulnerables a efectos de cambio climático como el fenómeno de El Niño”, manifestó Mesa.

Agregó que de cara al 2030 la participación de las energías renovables no convencionales puede ubicarse cerca “al 20 % aproximadamente”, en tanto que “la hidroeléctrica podría estar en un 55 %”, dado que hoy está en el 65 % o 70 % dependiendo de la época del año, y la cuota de las fuentes térmicas se mantendría en un 20 %.

Daniel Salazar Castellanos

Daniel Salazar Castellanos

Profesional en comunicaciones y periodista con énfasis en economía y finanzas. Becario de EFE en el programa de periodismo de economía de la Universidad Externado, Banco Santander y Universia. Exeditor de Negocios en Revista Dinero y en la Mesa América de la agencia española de noticias EFE.